lunes, 27 de marzo de 2017

Encuentran la huella más grande de un dinosaurio en Australia.



La huella de dinosaurio más grande del mundo ha sido descubierta en el noroeste de Australia. Mide casi 1,75 metros de largo.

Además, al menos 150 huellas pertenecientes a 21 especies de dinosaurios han sido halladas por un grupo de científicos de la Universidad de Queensland de Australia. Un descubrimiento sin precedentes, según afirmaron desde este centro de estudios superiores. 

Durante cinco años, el grupo de científicos ha identificado diferentes pisadas de dos decenas de especies de dinosaurios.

Los descubrimientos corresponden a seis especies de la clase de los saurópodos herbívoros de cuello largo, seis de dinosaurios armadillos, cinco de dinosaurios depredadores y otras cuatro de ornitópodos herbívoros bípedos, detalla la universidad australiana en un comunicado.

Hasta ahora, las pisadas de dinosaurio más grandes que se habían encontrado eran de 1,15 metros de largo y pertenecían a una especie carnívora que pudo medir casi 12 metros de alto. Se descubrieron el pasado julio en Bolivia. Fuente hispantv.

sábado, 25 de marzo de 2017

Dieron a conocer el estudio de restos fósiles encontrados en las inmediaciones de Rio Hondo.


Recientemente dieron a conocer una publicación científica “El primer registro del Neolicaphrium recens, Frenguelli, 1921 (Mammalia, Litopterna) en los depósitos del Pleistoceno del río Dulce, departamento de Rio Hondo, Santiago del Estero, Argentina”.
El registro más septentrional y más occidental de la especie, ampliando así su distribución. Los datos geológicos sugieren que el material proviene del pleistoceno, es decir, de los últimos 2 millones de años.
 
En el año 2015, el Museo Municipal Rincón de Atacama de Termas de Rio Hondo y el Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar, dieron a conocer restos fósiles de otro proteroterio que vivió durante el Mio- Plioceno (5 millones de años) anterior a este último, procedente de Las Cañas.
 
Eran animales con aspecto de caballo, que vivieron entre el Oligoceno y el final del Pleistoceno (Neolicaphrium recens, el último representante de los proteroteríidos). Hubo otra familia de meridiungulados, perteneciente al suborden de los Notoungulata que también presentaron formas semejantes a los caballos. La difusión de las planicies abiertas por todo el continente sudamericano contribuyó a la evolución de unos animales corredores de estructura ligera.
 
Animales de pequeño y mediano tamaño que por su aspecto y sus proporciones eran caballos en miniatura, como ocurrió después paralelamente entre los équidos arcaicos. Los primeros proteroterios tenían un dedo central muy grande en cada pie, y dos laterales más pequeños que apenas tocaban al suelo, algo similar a lo que ocurre en las patas traseras de los jabalíes actuales.
 
La publicación está disponible en; https://www.researchgate.net/publication/315311991_First_record_of_the_Neolicaphrium_recens_Frenguelli_1921_Mammalia_Litopterna_in_the_Pleistocene_of_Santiago_del_Estero_Province_Argentina

viernes, 24 de marzo de 2017

Fósiles revelan por primera vez evolución de las patas de las aves.



Las aves modernas tienen una postura de pata más agachada que sus ancestros, que generalmente se cree que se movieron con miembros más rectos, señala hoy la Universidad británica de Manchester.

El estudio desarrollado por la Universidad de Manchester, el Royal Veterinary College y la Universidad China de Nanjing, revela por primera vez cómo los pájaros cambiaron hacia esa postura más agachada.

Para llegar a esa conclusión, los expertos estudiaron la parte inferior de un espécimen de Confuciusornis, fosilizado en cenizas volcánicas y sedimentos de lagos en China hace 125-145 millones de años; encontraron que el fósil tenía tejidos suaves increíblemente bien preservados alrededor de la articulación del tobillo, incluyendo el cartílago y los ligamentos.

Esos tejidos blandos no sólo se conservaron como un reemplazo lívido del tejido anterior, como a veces sucede - más bien, la estructura de los tejidos se conservó a un nivel microscópico, detalló el profesor Baoyu Jiang, co-autor del estudio en Nanjing.

Estos hallazgos coinciden con una creciente evidencia de que, bajo condiciones especiales, algunas moléculas biológicas -incluso aminoácidos o proteínas parciales- pueden sobrevivir durante millones de años en el registro fósil.

La información que obtuvimos sobre la anatomía de los cartílagos y tendones muestran que este pájaro temprano tenía un tobillo cuya forma encajaba con una función intermedia entre la de los primeros dinosaurios y las aves modernas, dijo por su parte el profesor John Hutchinson del Royal Veterinary College, quien dirigió el estudio.

En general, esto reforzó otras líneas de evidencia de que la postura más agachada y en zigzag de las aves evolucionó gradualmente de los primeros dinosaurios, incluso con estos pájaros tempranos que tenían miembros que se construyeron y trabajaron de forma diferente a los de las pájaros actuales, concluyó Hutchinson.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Avances sobre el comportamiento del Mamut.



Un estudio internacional de científicos ha desvelado que los mamuts, extinguidos hace menos de 5.000 años, se organizaban en matriarcados en los que las hembras permanecían en la manada hasta su muerte, mientras que los machos itineraban entre distintos grupos para procrear.

Esta es una de las conclusiones del mayor estudio genético sobre mamuts hecho hasta la fecha, realizado por científicos de una docena de países, y publicado este miércoles en la revista Scientific Reports.

Principalmente, los mamuts se dividen en cuatro grandes especies paleontológicas: el meridional, el de Columbia (Norteamérica), el de las estepas (estrecho de Bering y Siberia) y el lanudo (Eurasia).
Algunas especies tienen más de 2,5 millones de años de antigüedad y otras, como los lanudos, aparecieron hace unos 700.000 años, pero hace 50.000 años, todas ellas ocupaban prácticamente todo el hemisferio norte, desde Europa occidental hasta la costa atlántica de América del Norte.

Sin embargo, aunque anteriormente se había secuenciado el genoma nuclear de algunos mamuts, no se conocía la variación genética de estos animales en todo su rango de distribución geográfica. Fuente rtve.

sábado, 18 de marzo de 2017

Qarmoutus hitanensis, un pez fósil en el paisaje árido del Valle de las Ballenas, Egipto.



Qarmoutus hitanensis es el nombre que ha recibido el ejemplar fosilizado, que vivió hace unos 37 millones de años en el actual Valle de las Ballenas, al suroeste de El Cairo.

El Valle de las Ballenas o Wadi Al-Hitan, situado al suroeste de El Cairo e incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, es un paraje desértico conocido por sus magníficos fósiles de ballenas y de otras criaturas marinas de millones de años de antigüedad: tiburones, cocodrilos, rayas, tortugas... Cientos de fósiles que reflejan una etapa importante en la evolución de las especies: la transición de un medio terrestre a un medio oceánico, con la consecuente pérdida de las patas.

Un nuevo fósil ha sido descubierto en el paisaje árido del Valle de las Ballenas, que antiguamente estaba sumergido en el fondo de un vasto océano. Un estudio publicado este mes en PLOS ONE, liderado por la paleontóloga egipcia Sanaa El-Sayed, informa sobre el hallazgo de un nuevo género y especie del orden de los siluriformes, comúnmente denominados bagres o peces gato, porque sus barbillas son similares a los bigotes de un gato. El siluro europeo, una especie introducida ilegalmente en España, puede superar los dos metros de largo.

Qarmoutus hitanensis es el nombre que ha recibido el ejemplar fosilizado, que vivió hace unos 37 millones de años. Este pez gato medía unos dos metros de largo, como los actuales, y probablemente era una presa apetecible para los grandes cetáceos. El fósil, uno de los más antiguos y mejor conservados de la familia de los aríidos, está formado por las siguientes partes: un neurocráneo parcial, incluyendo el lado izquierdo completo, el hueso dentario derecho parcial, el suspensorio izquierdo, dos opérculos, la cintura escapular izquierda y la espina, placas nucales, la primera y segunda espinas dorsales, el aparato weberiano y una serie disociada de vértebras abdominales. Fuente, nationalgeographic.com.es.

miércoles, 15 de marzo de 2017

El origen de los bisontes americanos.



Los bisontes americanos, símbolo de las grandes praderas que se extienden por Canadá y Estados Unidos, son en realidad de origen asiático y llegaron atravesando el estrecho de Bering en un momento propicio de la última glaciación, hace entre 195.000 y 130.000 años. Así lo demuestra un estudio encabezado por Beth Shapiro, profesora de la Universidad de California en Santa Cruz, y su colega Duane Froese, profesor de la Universidad de Alberta, que se ha publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. Luego se expandieron con gran rapidez.

Los investigadores emplearon técnicas para la extracción de ADN antiguo y secuenciaron los genomas mitocondriales de más de 40 bisontes, especialmente los dos fósiles más antiguos jamás recuperados (un bisonte de 130.000 años localizado en el Yukón, cerca de Bering, y otro unos 10.000 años más joven encontrado en Colorado, miles de kilómetros al sur). Con toda esa información, los científicos querían determinar la tasa natural de variación genética y buscar el antepasado común, lo que llamaban "la madre de todos los bisontes".

El análisis dio como resultado un rango temporal mucho más reciente de lo que hasta ahora se pensaba, los citados 130.000-195.000 años (los humanos llegaron bastante después, hace entre 20.000 y 15.000 años, aunque las fechas también son discutidas y se cree que pudo haber varias entradas, incluso anteriores).