lunes, 29 de febrero de 2016

Un fémur de abelisaurio revela su gran tamaño.


Un hueso fosilizado no identificado en un museo ha revelado el tamaño de un temible abelisaurio, y puede haber resuelto un puzzle de hace cien años.

Alessandro Chiarenza, estudiante de doctorado en el Imperial College de Londres, se topó el año pasado con un hueso fémur fosilizado olvidado en un cajón, durante su visita al Museo de Geología y Paleontología en Palermo, Italia. Él y su colega Andrea Cau, un investigador de la Universidad de Bolonia, obtuvieron permiso del museo para analizar el fémur. Descubrieron que el hueso era de un dinosaurio llamado abelisaurio, que poblaban la Tierra hace unos 95 millones de años durante el período cretácico tardío.

Los abelisaurios eran un grupo de dinosaurios depredadores, carnívoros, que se caracterizan por extremadamente pequeñas patas delanteras, una cara profunda, con pequeños dientes afilados y poderosas patas traseras musculares. Los científicos sospechan que también estaban cubiertos de plumas mullidas. El abelisaurio estudiado habría vivido en el norte de África, que en ese momento era una sabana exuberante atravesada por ríos y manglares. Este antiguo mundo tropical le habría proporcionado un hábitat ideal para la caza de animales acuáticos como tortugas, cocodrilos, peces grandes y otros dinosaurios.

Mediante el estudio de los huesos, el equipo dedujo que este abelisaurio pudo medir nueve metros de largo y pesaba entre una y dos toneladas, por lo que es potencialmente una de las más grandes jamás encontrados. Esto está ayudando a los investigadores a determinar los tamaños máximos que estos dinosaurios podrían haber alcanzado durante su apogeo.

viernes, 26 de febrero de 2016

Un yacimiento extraordinario del Jurásico de Santa Cruz.


Se puede convertir en uno de los yacimientos más importantes del mundo. Semejante al inicio de la saga de Jurassic Park, se han encontrado insectos dentro de rocas, pero también plantas, gusanos, hongos y hasta bacterias en un sorprendente estado de conservación.

Se trata de una ventana única y extensa a los tiempos jurásicos, compuesta por 23 áreas distribuidas por el centro y norte de la provincia de Santa Cruz y que, en total, abarcan una superficie de 60 mil kilómetros cuadrados. Cada roca estudiada, presenta un nuevo hallazgo; por ejemplo, el ojo compuesto de una mosca de 150 millones de años; plantas preservadas tridimensionalmente.

El doctor Juan García Massini, investigador del Centro Regional de Investigaciones Científicas y Transferencia Tecnológica (CRILAR-CONICET) y autor principal del estudio que presenta algunos de los descubrimientos realizados, aseguró a la Agencia CTyS-UNLaM que “no existe otro lugar en el mundo que contenga la cantidad y la diversidad de fósiles del Jurásico como tenemos en este lugar”.

Si bien es un sitio que recién se está comenzando a estudiar, Massini no duda en compararlo con uno de los yacimientos más famosos del mundo, conocido como el Rhynie Chert: “El Rhynie Chert -ubicado en Escocia- fue descubierto hace más de 100 años y aun continúa siendo investigado activamente y brindando grandes hallazgos, pero el yacimiento que descubrimos en Santa Cruz tiene una potencialidad aun mayor”.

“Este nuevo sitio en Santa Cruz también será estudiado por decenas de años, por investigadores que vendrán después de nosotros y especialistas de todo el mundo estarán atentos a lo que se pueda descubrir acá”, aseveró Massini. Para el investigador del CRILAR, este yacimiento incrementa de manera notoria las riquezas paleontológicas que ya se conocían de Argentina. Fuente; Agencia CTyS-UNLaM

Mas info www.grupopaleo.com.ar/paleoargentina/principal.htm

jueves, 25 de febrero de 2016

Paleo, Revista Argentina de Divulgación Paleontológica. Numero 138.




01- Australophoca changorum, una nueva foca fósil para Chile.   
02- Hallan un raro fósil de dinosaurio con cuernos Ceratopsia.    
03- Un pariente patagónico del Ginko biloba.      
04- Cómo adquirió la jirafa su largo cuello.         
05- Ypresiosirex orthosemos, una avispa de la madera muy similar a las actuales.          
06- Confirman la existencia de vasos sanguíneos en un dinosaurio de hace 80 millones de años. 
07- Hallan huellas de dinosaurio con 170 millones de años.
08- Se cumplen 41 años del descubrimiento de Lucy, el fósil más famoso del mundo.     
09- Nuevos estudios revelan los caracteres evolutivos de las serpientes.  
10- Eokinorhynchis rarus, un dragón de barro marino con espinas.
11- El Museo Británico devuelve fósil al Museo Argentino 100 años después.      
12- Hallazgo arqueológico en Chile revela presencia humana en América hace 18 mil años.         
13- Recuperan restos fósiles de un Camélido gigante en el Pleistoceno bonaerense.       
14- Morelladon Beltrán, una nueva especie de dinosaurio de España.      
15- Diminutas moléculas podrían haber causado antiguos eventos de extinción en masa.
16- Cuando regenerábamos las patas como las salamandras.
17- La Antártida oriental lleva congelada 14 millones de años.     
01- Aves y reptiles destacados del Plioceno.
02- Mario Alfredo Hünicken y su legado geológico y paleontológico.
01- Los abuelos de las ballenas que no sobrevivieron a una extinción masiva.
02- Nueva York recibe a uno de los mayores dinosaurios descubiertos.
03- Dos veterinarios encuentran en Uruguay el caparazón de un gliptodonte de hace 10 mil años.
01- A modo de Editorial.
02- Resúmenes o Abstract.
03- Lectores.
04- El fósil destacado. Kritosaurus australis.
05- Turismo y Naturaleza.
06- PaleoHumor:
07- Libros recomendados.
08- Sitios Web Sugeridos.
09- Congresos/Reuniones/Simposios.
10- Museos para conocer.

lunes, 22 de febrero de 2016

Guardavidas de Miramar realizaron un notable hallazgo paleontológico.


Personal del Museo Municipal de la ciudad balnearia de Miramar, recupero un verdadero “sándwich de gliptodontes” y con una antigüedad de casi 2 millones de años.

Guardavidas de la zona norte de Miramar dieron aviso al personal del Museo Municipal “Punta Hermengo” de la ciudad bonaerense de la posible presencia de restos óseos en un barranco próximo al campo de golf.

El trabajo se realizó a una altura de más de seis metros, por medio de una escalera cedida para tal fin por los bomberos del bosque del Vivero Dunicola, y la extracción fue bastante dificultosa debido a la fragilidad de los fósiles y la incomodidad del lugar pero, finalmente se pudo extraer un cráneo casi completo y varios fragmentos de coraza de lo que parecía “un” Gliptodonte, comento Mariano Magnussen Saffer, técnico del Museo miramarense y quien participo en la extracción del fósil.

El hallazgo fue notificado por Juan Bermejo y Bernabé Abate, quienes forman parte de un grupo de guardavidas en las inmediaciones donde se recupero el fósil, cuya antigüedad de los restos se estima entre 2 y 1 millón de años antes del presente. 

Ya en el museo se procedió a su limpieza y ante algunas características particulares se acudió al paleontólogo Alfredo Zurita, del Centro de Ecología Aplicada del Litoral, y especialista de estos enormes armadillos ya extintos, el cual indicó que, “aunque parezca extraño se podría tratar de dos animales de diferente especie que, seguramente murieron muy cerca y sus restos se mezclaron con el correr del tiempo”.

Lo raro de este material, es que se trata de un cráneo de una especie de Gliptodonte depositado naturalmente en el medio de dos grandes fragmentos de caparazón de otra especie de Gliptodonte contemporaneo, lo que se puede considerar simpáticamente un “sándwich de gliptodontes”.

Este hecho poco frecuente y con algunos antecedentes en observación, llevo al mismo sabio argentino Florentino Ameghino a fines del siglo XIX, haya cometido el error en la clasificación de una nueva especie con restos mezclados, provocando dudas durante décadas, debido a que su autoridad era indiscutible. 

De esta manera la ciencia va corrigiendo los temas controvertidos, según van apareciendo nuevas evidencias sobre la extraña fauna prehistórica de la región, siendo nuestra localidad una de las más importantes en lo que se refiere a hallazgos de interés científico, argumento Daniel Boh, titular del Museo Punta Hermengo.
Los Gliptodontes, es tal vez la familia extinguida mas popular de todos los mamíferos fósiles, cuyo nombre significa "diente tallado" (alude a la compleja forma de sus dientes). 

La característica principal de este grupo es su coraza, la cual no poseía bandas móviles como los armadillos actuales, lo que limitaba sus movimientos, formadas por placas óseas circulares e irregulares que embonaban como un mosaico. Patas cortas y robustas. Su origen se remonta al Eoceno, hace 45 millones de años, pero recién al final del Plioceno y durante todo el Pleistoceno (epoca del hallazgo de Miramar) tuvieron una gran diversidad, formas y tamaños. Al parecer no se alimentaban de hormigas como sus parientes modernos, sino de pastos y otras plantas duras. El tamaño de la especie mas grande conocida era de unos 4,5 metros de largo y 1,9 de alto y mas de 1,5 toneladas de peso.

A pesar de unas 65 especies conocidas durante el cenozoico de América del Sur, los gliptodontes se extinguieron entre 10 y 8 mil años, época en que los primeros grupos humanos llegaron a la región.

Mas info www.museodemiramar.com.ar

sábado, 20 de febrero de 2016

Una defensa de de Stegodon en el Pleistoceno de Pakistan.


Un equipo de paleontología de Pakistán descubrió un colmillo de stegodon, antecedente lejano del elefante, de 2,4 metros de largo, 20 centímetros de diámetro y con una antigüedad de 1,1 millones de años. 

"Es el mayor colmillo de este tipo encontrado en el país", dijo este 16 de febrero del 2016 a Efe el jefe del equipo de investigación de la Universidad del Punyab que llevó a cabo el descubrimiento, Mohammed Akhtar. 

El investigador afirmó que el hallazgo del colmillo, desenterrado hace tres días en el distrito de Jhelum, en la provincia oriental del Punyab, ayudará a estudiar la evolución de los elefantes. 

El fósil pertenece al periodo del Pleistoceno, según las pruebas realizadas con uranio radiactivo para determinar su antigüedad. 

Akhtar indicó que se trata del mayor descubrimiento que han realizado desde que en 1992 comenzaron a investigar los fósiles en Jhelum, donde han hallado unas 4.000 piezas. 

sábado, 13 de febrero de 2016

Un fósil de Gastornis en el círculo polar ártico.


Gastornis medía dos metros de altura y pesaba más de 90 kilos. La evidencia fósil es pequeña, un solo hueso del dedo del ave encontrado en la isla de Ellesmere (Canadá), por encima del círculo polar ártico. El hueso es casi una copia exacta de huesos de dedos fósiles del enorme pájaro descubierto en Wyoming y que datan de más o menos al mismo tiempo.

Originalmente se pensó que el ave era un temible carnívoro pero la investigación reciente ha demostrado que era probablemente vegetariano, usando su enorme pico para desgarar el follaje.

El fósil de Gastornis (anteriormente Diatryma) de la isla de Ellesmere había sido cuestionado por algunos paleontólogos. Pero esta es la primera vez que el hueso se ha examinado de cerca y descrito como tal. Fósiles de esta especie se han encontrado también en Europa y Asia.

"Sabíamos que había unos pocos fósiles de aves allí arriba, pero también sabíamos que eran extremadamente raros", ha dicho Jaelyn Eberle, coautora del estudio -junto a Thomas Stidham de la Academia China de Ciencias- publicado en Scientific Reports y profesora asociada en ciencias geológicas en la UCB. Además del dedo de Gastornis de Ellesmere, otro científico ha informado haber visto una huella fósil allí, probablemente de una gran ave no voladora, aunque su ubicación específica se desconoce, ha dicho Eberle.

miércoles, 10 de febrero de 2016

Yacimiento de huellas triasicas en Guadalajara.

Un yacimiento paleontológico excepcional localizado en el paraje de “Los Arroturos” en el término municipal de Paredes de Sigüenza, a medio camino entre dos de sus pedanías, Rienda y Tordelrábano. El yacimiento de huellas fosiles fue localizado por agentes medioambientales alrededor en 2005, y tras diversas vicisitudes, acabó siendo investigado en profundidad por técnicos del Instituto Geominero.

Las huellas fósiles, icnitas, conservadas son más de 600, de un tamaño medio de  20 centímetros, ocupando una superficie de más de 1700 metros cuadrados, y pudiéndose reconocer hasta 11 posibles rastros distintos. Fueron realizadas por un grupo de reptiles arcosaurios mientras recorrían una llanura intermareal  ahora convertida en una lastra de dolomía (caliza).

Datan del periodo Ladiniense, Triásico medio, hace entre 242-235 millones de años, cuando todavía no habían aparecido los dinosaurios y el mundo se recuperaba de una de las peores extinciones masivas de su historia, más del 90% de las especies terrestres y marinas habían desaparecido.


lunes, 8 de febrero de 2016

Un magnífico ejemplo de convergencia evolutiva



Hubo una vez que en la Tierra todavía no había flores, así que no había mariposas o abejas, pues no había flores que pudieran proporcionar néctar y polen. Pero hubo cosas parecidas. 

David Dilcher y sus colaboradores describen en una artículo reciente a un insecto jurásico fósil de hace 170 millones de años que se asemejaba y mucho a las mariposas que aparecieron mucho más tarde. 

Este insecto vivió de una manera similar a como lo hacen las mariposas actuales, pues visitaba plantas con órganos reproductivos que segregaban polen y néctar, aunque no fueran flores. Esto le permitió evolucionar 40 millones de años antes de que aparecieran los primeros antepasados de las mariposas.
Este insecto constituye una rama extinta del género kalligrammatid denominado Oregramma illecebrosa y no evolucionó hacia las mariposas modernas. Otro género de estos insectos, orden Neuroptera, sí ha sobrevivido hasta nuestros días y cuenta con 5000 especies. Entre ellas se encuentran las crisopas. Los adultos de estos insectos tienen dos pares de alas membranosas con numerosas nervaduras formando un retículo.


sábado, 6 de febrero de 2016

El extraño ancestro del Ñu.


Cráneos fosilizados de ancestros del ñu descubiertos en la isla de Rusinga, Kenia, revelan un raro conducto nasal de trompeta muy similar a las crestas nasales del hadrosaurio lambeosaurino.

Los resultados publicados en Current Biology ofrecen "un ejemplo espectacular" de la evolución convergente entre dos taxones muy alejados y a través de decenas de millones de años, dicen los investigadores.
"La bóveda nasal es una estructura completamente nueva para los mamíferos, que no se parece a nada que se pueda ver en un animal que está vivo hoy", dice Haley O'Brien, de la Universidad de Ohio. "El ejemplo más cercano serían los dinosaurios hadrosaurios con crestas en forma de semicírculo que encierran las fosas nasales a sí mismas".

Esta convergencia evolutiva puede explicarse por similitudes en la forma en que vivían Rusingoryx atopocranion --el ancestro del ñu-- y los hadrosaurios. De hecho, los hadrosaurios se refieren a veces como las "vacas del Cretácico." Recordando la época de las excavaciones, el coautor del estudio Tyler Faith, de la Universidad de Queensland, explica que le soprendió el hallazgo de unos cráneos que se distinguían de cualquier antílope que hubiera visto antes. "Lo único a lo que se hubiera parecido habrían sido cebras fósiles con cuernos que crecen de la cabeza" La fe dice. "La anatomía era claramente notable."

Más info www.grupopaleo.com.ar/paleoargentina/megafauna/index.htm

martes, 2 de febrero de 2016

Antarctoboenus carlinii, el halcón más antiguo en el Eoceno de la Antártica.

En una investigación recientemente publicada por la revista alemana “Journal of Ornithology”, los investigadores Marcos Cenizo (Museo de Historia Natural de La Pampa - Fundación Azara), Jorge Noriega (CICYTTP - CONICET - UADER) y Marcelo Reguero (Instituto Antártico Argentino) dieron a conocer un falcónido ancestral que vivió hace 50 millones de años atrás en lo que hoy es la isla Marambio.

El nuevo “protofalcónido” -al que los autores denominaron, Antarctoboenus carlinii- representa el miembro más antiguo de este linaje de rapaces, duplicando en edad a los restos de mayor antigüedad que se conocían hasta el momento.

Este descubrimiento confirma que los falcónidos se originaron en algún lugar del hemisferio sur entre América del Sur y la Península Antártica, algo que ya anticipaban los estudios evolutivos basados en datos genéticos obtenidos de las especies vivientes.

La edad del Antarctoboenus carlinii ofrece un nuevo punto de calibración a los relojes moleculares que permiten inferir los momentos del tiempo geológico en que los principales linajes de aves divergieron unos de otros. Fuente; Fundación Azara. 

lunes, 1 de febrero de 2016

Dollocaris ingens y sus gigantescos ojos.


Una pequeña criatura marina pero de aterradora apariencia, que se extinguió con los dinosaurios, capturaba presas con la ayuda dos monstruosos ojos, cada un de cuarto de la longitud de su cuerpo, dijeron los científicos.

Los gigantescos ojos estaban compuestos de 18.000 lentes cada uno, un récord sólo superado por las libélulas de hoy en día, escribió un equipo en la revista científica Nature Communications.

Los sofisticados órganos pertenecían al Dollocaris ingens, un artrópodo extinto que vivió hace unos 160 millones de años, durante el período geológico del Jurásico más conocido para el ascenso y la caída de los dinosaurios.
Un artrópodo es un animal con un exoesqueleto y el cuerpo segmentado - incluyendo grupos como los actuales insectos, arañas y crustáceos.

El Dollocaris ingens, un nadador, habría tenido un caparazón de cangrejo, con tres pares de garras, patas segmentadas con las que atrapar diminutos camarones y ocho rechonchos pares de apéndices de natación.