jueves, 28 de abril de 2016

Sarmientosaurus musacchioi, un nuevo titanosaurio en la Patagonia argentina.


Paleontólogos hallan un cráneo completo y fósiles del cuello de un Sarmientosaurus musacchioi, un tipo de sauropodo que pudo haber sido el gran herbívoros más comunes en las masas de tierra del hemisferio sur durante el Cretácico
Paleontólogos argentinos han descubierto Sarmientosaurus musacchioi, una nueva especie de dinosaurio titanosauriano, a partir de un cráneo completo y fósiles del cuello hallados en Patagonia.

Los titanosaurios, un tipo de sauropodo, variaron en tamaño y peso entre una vaca y un cachalote. Estos herbívoros tenían el cuello y la cola largos y pueden haber sido los grandes herbívoros más comunes en las masas de tierra del hemisferio sur durante el Cretácico. A pesar de su abundancia, los cráneos de estos animales, fundamental útiles para descifrar ciertos aspectos de su biología, son extremadamente raros. De los más de 60 titanosaurios con nombre, sólo cuatro están representados por cráneos casi completos o semi-completos.

Utilizando imágenes de tomografía computarizada (TC), los autores de este estudio examinaron estrechamente este cráneo y huesos del cuello fósiles en buen estado de conservación anatómica de Sarmientosaurus.

Los investigadores encontraron que el cerebro de Sarmientosaurus era pequeño en relación con su enorme cuerpo, típico de los saurópodos. Sin embargo, también encontraron evidencia de mayores capacidades sensoriales que la mayoría de otros saurópodos. Ellos sugieren que Sarmientosaurus tenía grandes ojos y una buena visión, y que el oído interno puede haber estado capacitado para escuchar sonidos de baja frecuencia en el aire en comparación con otros titanosaurios. Por otra parte, el órgano del equilibrio del oído interno indica que este dinosaurio pudo haber tenido habitualmente su cabeza con el hocico hacia abajo, posiblemente para alimentarse principalmente en plantas de bajo crecimiento.

Mas info en http://www.grupopaleo.com.ar/paleoargentina/principal.htm

miércoles, 27 de abril de 2016

Paleo, Revista Argentina de Divulgación Paleontológica. Numero 142.



01- Búsqueda de fósiles de dinosaurios en la Antártica.      
02- Cada vez más cerca del comienzo de una nueva Era.   
03- Eotrachodon orientalis, un raro dinosaurio de los Montes Apalaches.   
04- Descubren las huellas más antiguas de Cataluña de unos 290 millones de años.         
05- El mordisco humano del Australopithecus sediba.         
06- Una erección conservada en ámbar en el Cretácico.     
07- Antarctoboenus, el nuevo halcón del Eoceno de la Antártica.
08- Icnitas de hace 250 millones de años en el Moncayo.    
09- Los humanos consumían tortugas hace 400 mil años.    
10- Pseudomariposa jurásica, un magnífico ejemplo de convergencia evolutiva.
11- Hallan dos ejemplares de distinta especie de Gliptodontes juntos.       
12- Los dinosaurios sobrevivieron al meteorito, pero no a la lava.  
13- Rhinconichthys, peces de boca grande del período cretáceo.   
14- Los insectos han mantenido su diversidad durante 125 millones de años.        
15- Huellas de arcosaurios de cuando Guadalajara estaba cubierta por el mar.
16- Reubicación de fósiles de ballena blanca Ontocetus Oxymycterus.
17- El Museo Paleontológico de Tarija y el legado de su prehistoria.         
01- Paleontología en el Siglo XVIII y comienzo de la anatomía comparada y el concepto de extinción.
02- No sólo cenizas quedan: el registro fósil del fuego.
01- Despiden a Jaime Powell, destacado paleontólogo.
02- El carbono de la tierra influyó en la última desglaciación.
03- El ADN del hombre de Atapuerca revela que era un antepasado lejano de los neandertales.
01- A modo de Editorial.
02- Resúmenes o Abstract.
03- Lectores.
04- El fósil destacado. Dinoceras.
05- Turismo y Naturaleza. Misión San Francisco de Tacaaglé, Formosa.
06- PaleoHumor:
07- Libros recomendados.
08- Sitios Web Sugeridos.
09- Congresos/Reuniones/Simposios.
10- Museos para conocer.

domingo, 24 de abril de 2016

Hallan fósiles de Cachalote en el Plioceno de Australia.


El Museo Victoria, en el sur de Australia, presentó hoy un gigantesco diente de un extinto cachalote prehistórico, la primera evidencia de que estos animales "asesinos" habitaron más allá de las costas americanas.

El diente de 30 centímetros de largo pertenece a una especie extinta que tiene vínculos muy cercanos con el también desaparecido cachalote prehistórico Livyatan melvillei, que habitó las aguas que rodean lo que ahora se conoce como Perú.

El fósil, hallado en la sureña bahía Beaumaris y que es la única muestra de su tipo que se ha descubierto en Australia, supera en tamaño de los dientes que tienen los cachalotes actuales e incluso al del tiranosaurio Rex, según un comunicado del Museo Victoria.

La pieza perteneció a un cachalote de unos 18 metros de largo y unas 40 toneladas de peso que vivió en la era del Plioceno (hace unos 5 millones de años) alimentándose probablemente de animales grandes, como otras ballenas, a diferencia de sus parientes modernos, que cazan calamares y peces.

El diente revela que las especies actuales de cachalotes tienen una alimentación diferente a la de sus antepasados que "durante los últimos 20 millones de años (...) mataban a otras ballenas", dijo Dr Erich Fitzgerald, experto en Patelontología Vertebrada del Museo Victoria.

miércoles, 20 de abril de 2016

Aniksosaurus darwini, un ágil depredador.


Es un género representado por una única especie de dinosaurio terópodo celurosauriano. Vivió en lo que hoy es la actual provincia de Chubut, Argentina, en mediados del período Cretácico, hace aproximadamente entre 98 y 90 millones de años durante el Cenomaniano al Turoniano. El Aniksosaurus medía alrededor de 2 metros de longitud y 70 centímetros de alto y era de constitución robusta, llegando a pesar alrededor de 120 kg.

La especie tipo Aniksosaurus darwini, fue oficialmente descrita por Martínez y Novas en 2006, aunque el nombre fue acuñado en 1995. El nombre genérico se refiere al 21 de septiembre dia en que comienza la primavera en el hemisferio sur y fueran encontrados los fósiles. El epíteto específico hace honores a Charles Darwin, quien visitara la Patagonia entre 1832 y 1833 en su viaje alrededor del mundo en el Beagle. Los restos fueron encontrados en la parte inferior de la Formación Bajo Barreal de la Patagonia, donde se hallaron por lo menos cinco individuos en una cama de huesos, sin ningún otro animal alrededor. Cinco tibias derechas en el lugar del descubrimiento nos dan el número mínimo de individuos.

Otros huesos incluyen algunas vértebras, huesos de brazo e ilion. Los restos fueron encontrados en cenizas volcánicas o que indica que había un volcán apagándose en las cercanías.  Los paleontólogos describen a Aniksosaurus "como más derivados que algunos celurosaurianos basales como los compsognátidos, como Ornitholestes, y los celuridos", pero menos avanzado que los más tardíos coelurosaurios como el Tyrannosaurus y Oviraptor.

Mas info en http://www.grupopaleo.com.ar/paleoargentina/principal.htm

domingo, 17 de abril de 2016

Dreadnoughtus schrani, un gran dinosaurio del Cretácico superior.


Es un género y especie extintos de dinosaurio saurópodo titanosaurio que vivió durante el Cretácico Superior (Campaniense - Maastrichtiense) en Argentina; fue descrito originalmente en 2014. D. schrani era un animal grande, ubicándose entre los mayores titanosaurios conocidos. Comparado con otros saurópodos gigantes, Dreadnoughtus está relativamente completo; es conocido a partir de ocho vértebras dorsales, permitiendo nuevas perspectivas sobre la columna vertebral de esto titanosaurios enormes. El descubrimiento de Dreadnoughtus schrani ha provisto nueva información sobre el tamaño y la anatomía de los dinosaurios titanosaurios gigantescos, especialmente en lo referente a sus extremidades y a sus cinturas escapular y pélvica. La mayoría de los huesos de Dreadnoughtus schrani están muy bien preservados. Tienen un mínimo de deformación, especialmente en los huesos de las extremidades. Rasgos delicados, como la localización de los puntos de sujeción de los músculos, son visibles frecuentemente.

Mas info en http://www.grupopaleo.com.ar/paleoargentina/principal.htm

jueves, 14 de abril de 2016

Neuquensaurus australis del Cretacico de Patagonia.


Es un género representado por una única especie de dinosaurio saurópodo titanosauriano, que vivió a finales del período Cretácico, hace aproximadamente 85 millones de años, en el Santoniano, en lo que hoy es Sudamérica.

Los restos se encontraron en la Formación Bajo de la Carpa del Subgrupo Rio Colorado, en las Provincias de Neuquén y Río Negro, en la Patagonia Argentina. Neuquensaurus llegó a medir entre 14 metros de largo. Como la mayoría de los titanosáuridos, poseía una armadura sobre el lomo. Los restos fósiles descubiertos constan de vértebras dorsales, caudales y sacras así como del fémur y del humero derecho.

A esto hay que agregarles los osteodermos exhumados en diciembre de 1997. En 2008 se realizó una reconstrucción muscular del miembro trasero de un Neuquensaurus. Esta concluyó que habría desarrollado mayores brazos de momento en los músculos iliotibiales e iliofibulares que en saurópodos no saltasaurinos, en relación a la extensión de los procesos pre- y posacetabulares del ilión.

También habría desarrollado un gran femorotibial, debido al notable desarrollo mediolateral del fémur, y un gran iliofibular, debido al prominente trocánter lateral de la fíbula. Por último, se interpretaron atributos funcionales de saurópodos con huella ancha, en los cuales la acción de extensión-flexión es más importante respecto de la de los saurópodos con huellas angostas. El esqueleto exhibido corresponde al Museo de La Plata.

Mas info en http://www.grupopaleo.com.ar/paleoargentina/principal.htm

jueves, 7 de abril de 2016

Asilisaurus, un antecesor de los grandes dinosaurios.


Los huesos fosilizados de la nueva especie llamada Asilisaurus kongwe, que vivió en el Triásico Medio hace unos 240 millones de años, permitieron conocer más sobre el crecimiento de estos antecesores de los dinosaurios.

Un equipo de paleontólogos estudió los restos óseos de 14 ejemplares del Asilisaurus kongwe, de diferente tamaño, género y edad, hallados recientemente en el sur de Tanzania, y encontró muchas variaciones en el patrón de crecimiento entre éstos reptiles.

Según los paleontólogos, los Asilisaurus kongwe fueron reptiles que vivieron alrededor de 10 millones de años antes que los dinosaurios más antiguos conocidos hasta ahora, en lo que actualmente es Tanzania. Tenían una cola larga y quizá pesaban un máximo de 30 kilogramos.

Durante su investigación de la anatomía y el tejido óseo de los especímenes descubiertos, los científicos encontraron que aunque éstos animales individuales vivían más o menos en el mismo lugar y tiempo, crecieron de manera diferente.

Compararon este hallazgo con cualquier familia moderna, con sus hermanos y primos que difieren en altura o masa corporal, por ejemplo, un hermano más bien pequeño y otro más alto; uno naturalmente muscular y otro propenso a la delgadez.

martes, 5 de abril de 2016

Gryposuchus neogaeus. Un género extinto de crocodiliano gavialoide.


Es el género tipo de la subfamilia Gryposuchinae. Sus fósiles han sido hallados en varios países de Suramérica, como Argentina, Colombia, Venezuela, Brasil y Perú. El género existió durante principios y mediados del período Mioceno. Una especie recientemente descrita, G. croizati, tiene una longitud estimada de 10 metros.

La especie tipo de Gryposuchus es G. neogaeus. Especimenes de esta especie fueron descritos inicialmente de Argentina en 1885, aunque fueron referidos al género Ramphostoma.No fue sino hasta 1912 que se le asignó su propio género con la descripción de una nueva especie de Brasil, G. jessei. Algunos gaviales griposuquinos como Siquisiquesuchus y Piscogavialis han sido hallados en localidades que se cree eran depósitos de ambientes costeros.

La presencia de Gryposuchus en la formación Urumaco de Venezuela, que incluye estratos marinos, le da crédito a la idea de que los griposuquinos pueden haber vivido en ambientes costeros. Sin embargo, ciertas localidades donde se recuperó material perteneciente a la especie G. colombianus, como la zona de La Venta, Colombia , claramente eran depósitos de ambientes de agua dulce, lo que indica que la hipótesis de un estilo de vida costero para los griposuquinos no puede generalizarse. En la foto se observa un craneo exhibido en el Museo de La Plata.

Mas info en http://www.grupopaleo.com.ar/paleoargentina/principal.htm

sábado, 2 de abril de 2016

Los fósiles también conectan las Islas Malvinas con Argentina.


En un día especial para el pueblo argentino, conmemorando otro aniversario de aquella nefasta guerra, compartimos una nota sobre un estudio que relaciona una especie de lobo extinto con el territorio continental por medio de restos fósiles y adn. Nuestros respetos a los caídos en esa guerra, de ambas partes.

Científicos de la Universidad de Adelaida (Australia) han encontrado la respuesta a un misterio sin resolver desde hace 320 años: los orígenes del ahora extinto lobo de las Malvinas, el único mamífero en unas islas aisladas en medio del océano a 460 kilómetros de la tierra más próxima, Argentina.

Teorías anteriores han sugerido que el lobo se las arreglaba de alguna forma para trasladarse en «balsas» de hielo o vegetación, que cruzaba por un puente de tierra ahora sumergido o que fue incluso semidomesticado y transportado hasta las islas por los primeros humanos de América del Sur.
 
El nuevo estudio cree que, en realidad, el lobo llegó hasta las Malvinas a través de un profundo y estrecho canal de unos 20 kilómetros que las conectaba con el continente, permitiendo que el animal cruzara cuando el mar estaba congelado. Otros pequeños mamíferos como las ratas no eran capaces de cruzar el hielo, motivo por el que el lobo se quedó solo. Esto ocurrió alrededor de entre 25.000 y 18.000 años atrás, cuando el nivel del mar bajó drásticamente.

El proceso para llegar a estas conclusiones, según se describe en la publicación de la revista Nature Communications, incluye la extracción de pequeños pedazos del tejido del cráneo de un ejemplar recogido personalmente por Darwin. También usaron muestras de otro desconocido que se guardaba en el Museo Otago, en Nueva Zelanda.

«Estudios previos han utilizado ADN antiguo de especímenes de museo para sugerir que el lobo de las Malvinas divergió genéticamente de su pariente vivo más cercano, el sudamericano aguará guazú (Chrysocyon brachyurus) hace 7 millones de años. Como resultado, se estima que el lobo colonizó las islas alrededor de 330.000 años atrás por medios desconocidos», dice el profesor Jeremy Austin, coautor de la investigación.

«Sin embargo, estos primeros estudios no incluyeron un pariente extinto del continente, los zorros Dusicyon avus. Nosotros extrajimos ADN antiguo de seis ejemplares de esos zorros recogidos a través de Argentina y Chile y realizamos comparaciones con un grupo amplio de las especies vivientes y extintas de la misma familia», añade Austin. Los análisis mostraron que el Dusicyon avus era el pariente más cercano del lobo de las islas Malvinas y que se separaron solo hace 16.000 años. Además, la ausencia de otros mamíferos va en contra de cualquier conexión mediante un puente de tierra a tierra firme.

Mas info en http://www.grupopaleo.com.ar/paleoargentina/principal.htm